El Gobierno de Navarra aprueba el Decreto-Ley Foral 1/2020 de 18 de marzo, de medidas urgentes para responder al impacto generado por la crisis sanitaria del COVID-19

Desde que se decretara el Estado de Alarma el pasado 14 de marzo, con las consecuencias económicas que de ello se están derivando, las comunidades autónomas han adoptado medidas legislativas con el fin de paliar los efectos negativos para los ciudadanos, derivados de la quasi imposibilidad de realizar actividades laborales con normalidad y asiduidad.

Es el caso, por ejemplo, de la Comunidad Foral de Navarra, cuyo Gobierno ha aprobado el Decreto-Ley Foral 1/2020 de 18 de marzo de medidas urgentes para responder al impacto generado por la crisis sanitaria del COVID-19.

Como principal característica del mencionado Decreto-Ley Foral, se aprueba una suspensión de los plazos tributarios que, se extenderá desde el 19 de marzo hasta el 30 de abril de 2020.

Así, en primer lugar, en los procedimientos de gestión tributaria y de recaudación, procedimientos sancionadores y procedimientos de inspección iniciados por la Hacienda Foral de Navarra antes del 19 de marzo de 2020, no se computará el periodo comprendido entre el 19 de marzo y el 30 de abril de 2020.

También se contempla una ampliación de los plazos de prescripción y caducidad de 43 días, por ser este el número de fechas que trascurren entre el 19 de marzo y el 30 de abril de 2020.

En cuanto a los plazos para formular alegaciones, reclamaciones económico-administrativas o interponer recursos frente a notificaciones efectuadas antes del 19 de marzo de 2020, quedarán suspendidos entre las fechas indicadas de 19 de marzo y 30 de abril de 2020, prosiguiéndose el cómputo de los plazos a partir de la meritada fecha; mientras que, si las alegaciones, reclamaciones o recursos se interponen frente a notificaciones efectuadas entre el 19 de marzo y 30 de abril de 2020, el inicio del cómputo del plazo comenzará desde esta última fecha.

También sufren variaciones los plazos para el pago de la deuda tributaria, ampliándose los que aun no hayan concluido hasta el 30 de abril de 2020. En cuanto a los plazos de pago de la deuda tributaria correspondientes a notificaciones realizadas a partir del 19 de marzo, se ampliarán hasta el 30 de mayo de 2020, salvo que el otorgado por la norma general sea mayor; y, en cuanto a los aplazamientos vigentes, se retrasa un mes el pago de los vencimientos correspondientes al mes de marzo y siguientes, mientras que el vencimiento correspondiente al próximo 5 de abril de 2020 se girará el 5 de mayo, el correspondiente al 5 de mayo se girará el 5 de junio de 2020 y así sucesivamente.

Por último, en cuanto al plazo para presentación e ingreso  de las declaraciones-liquidaciones o autoliquidaciones y declaraciones informativas correspondientes a los meses de febrero y marzo, al igual que al primer trimestre de 2020, se retrasa al 30 de abril de 2020.

Puede consultar el texto íntegro del Decreto-Ley Foral 1/2020 de 18 de marzo de medidas urgentes para responder al impacto generado por la crisis sanitaria del COVID-19 en el siguiente enlace: aplazamiento-notainformativadecretoleyforal12020

Desde Salvide Abogados le invitamos a contactar con nosotros para resolver las dudas que se puedan generar a causa de la difícil situación derivada de la crisis sanitaria del COVID-19, manteniendo nuestro firme compromiso de orientación y asesoramiento del cliente.

Start typing and press Enter to search